Buscar...

Theresa Brown, una profesora que se convirtió en enfermera

NUEVA YORY, Estados Unidos. Amenudo no se encuentran historias fascinantes que generen inspiración. Pero esta es una de ellas. Se trata de Theresa Brown una enfermera oncóloga que vive y trabaja en el área de Pittsburgh. Su historia es realmente interesante. Originalmente recibió un B.A. en inglés de la Universidad de Chicago, luego asistió a la escuela como Mellon Fellow en humanidades obteniendo un M.A. de la Universidad de Columbia y un PhD de la Universidad de Chicago (1994) en la misma área, en lo que ella llama su anterior vida.

Theresa Brown, RN
Luego de iniciar su familia, Brown decidió regresar a la escuela y obtuvo un BSN (Bachellor of in Science Nursing) de la Universidad de Pittsburgh. Ella describe que el nacimiento de su hijo y sus dos hijas gemelas, fue el impulso para cambiar su carrera de la academia a la enfermería.
Ha trabajado como enfermera de piso en los últimos dos años y medio e inició escribiendo algunos artículos cortos para la sección de salud del New York Times y ahora es una contribuidora regular del blog de The New york times Well. Theresa vive con su esposo, sus tres hijos y su perro.

Critical Care: a new nurse faces death, life, and everything in between (HarperStudio, 2010) es su primer libro y en este describe la experiencia de su primer año como enfermera en un hospital oncológico. Como dice el subtítulo del libro, se explora la vida, la muerte y todo lo demás, incluyendo lo difícil y lo realmente gratificante que es el trabajo. Este es un libro de una profesora de inglés que se volvió enfermera, quien escribe desde un profundo contexto humano, mostrándonos lo que significa ser un enfermero. Cuando a Theresa Brown le pregunta ¿por qué se volvió enfermera? ella responde diciendo "porque es quien soy".

En mí trabajo, la gente muere, escribe Theresa Brown, capturando tanto la carga como la singular importancia de la profesión.

En su libro, Brown nos lleva mostrándonos como ella lucha por atender las necesidades de sus pacientes, tanto físicas (los rigores de la quimioterapia) como emocionales (sus miedos nocturnos).


En el camino, vemos el trabajo que las enfermeras hacen para luchar por la dignidad de sus pacientes, a pesar de los tratamientos y una burocracia hospitalaria, a menudo indiferente. También vemos cómo en un día de doce horas de cuidado a los enfermos graves, Brown da a sí misma una apreciación más profunda de lo que significa estar vivo y nuestra mortalidad. En última instancia, este es un libro acerca de abarcar la vida, ya sea en tiempos de enfermedad o de salud.

A diferencia de otros recuerdos que destacan la labor de los médicos, este libro se enfoca sobre el crítico rol que desempeñan las enfermeras como proveedores del cuidado de la salud. IdE

No hay comentarios.:

Publicar un comentario